Página principal
Reivindicación



Traducciones:

Català
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Ελληνικά / Elliniká
Italiano
Português
Română
اردو / Urdu

                                        

Otros formatos:

Texto

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles

Sociología

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

VIH-SIDA Y MOVILIZACIÓN PARA LA POTENCIACIÓN

El papel del activista en la lucha contra este azote

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada


Dedicado a Stephen Lewis


Folleto de estudio

Introducción:

Quizá la epidemia más devastadora del siglo XX, ciertamente lo ha sido en los países desarrollados, y especialmente en África, es la rápida propagación del mortal síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

La lucha para frenar el SIDA debe desarrollarse en varios frentes. Quizá el más importante es la sorprendente falta de ayuda por parte de las naciones ricas para proporcionar medicinas que prolonguen la vida e impidan el contagio de madre a hijo. Aunque este problema puede estar más allá de la esfera de actuación del cooperante comunitario, hay otros frentes en los que usted, el activista, tiene un papel importante y efectivo.

Nota (1): Es incomprensible, que unos meses después de que varios miles de personas perdieran la vida en el por otra parte terrorífico ataque contra las torres gemelas de Nueva York, se han recaudado miles de dólares para ayudar a las víctimas, mientras que la prevención de la muertes de tres millones de personas cada año no ha podido conseguir los siete billones de dólares necesarios para vencer la epidemia de SIDA.

Las actividades que puede emprender un activista para potenciar una comunidad de bajo nivel adquisitivo son variadas. Algunas están relacionadas con la prevención, otras con la mitigación. Entre ellas:

  1. Prevención: concienciación dirigida al cambio de conducta
  2. Prevención: suministro de material
  3. Prevención: creación de fuentes alternativas de ingresos (por ejemplo, para las prostitutas)
  4. Prevención: acabar con el uso de drogas y las agujas compartidas (incluyendo a los trabajadores sanitarios)
  5. Mitigación: satisfacer las necesidades de los huérfanos
  6. Mitigación: niños que ayudan a sus abuelos (y no van a la escuela, sobre todo las niñas)
  7. Mitigación: escasez de profesores
  8. Mitigación: escasez de patronos
  9. Mitigación: escasez de líderes

Las estudiaremos una a una por orden. Pero revisemos primero el papel de activista en la comunidad, y los métodos que aplica para potenciarla.

Elección de la comunidad: Debe ser su problema y su solución:

Ya ha hecho una campaña de concienciación en la comunidad, y ahora sus miembros consideran el gran número de víctimas de SIDA como su problema actual más importante. ¿Qué pueden hacer para que su comunidad sea más saludable? No les dé las respuestas. Obténgalas de ellos.

Desafíeles a justificar las acciones que elijan para resolver este problema. Revisen las consecuencias de sus diferentes elecciones. Si les dice lo que hacer, sabrán que las soluciones que sugiere son las suyas. Esto les da una buena excusa para no ponerlas en práctica y hacer fracasar el proyecto.

Si son ellos los que proporcionan las soluciones, recuérdeles que usted sólo está para facilitar, pero que las decisiones son de ellos. Compruebe que sus planes de acción se escriben en la pizarra para que todo el mundo los vea, y se registran para referencias futuras.

En la actualidad hay dos tipos de soluciones racionales: (1) prevenir la expansión de la enfermedad, y (2) mitigar los efectos de la enfermedad en donde haya progresado. De momento no hay cura conocida para la enfermedad, y las medicinas que prolongan la vida de los enfermos no siempre son fáciles de conseguir en los países pobres.

Prevención: concienciación dirigida a cambiar los comportamientos:

Es sorprendentemente difícil contagiarse de SIDA. El VIH no se transmite tan fácilmente como otras muchas enfermedades.

Una mitad de la solución es saber cómo prevenir el contagio del SIDA. La voluntad de hacer los cambios de conducta necesarios es la otra mitad. Como dijo Mao Tse Tung, «una cadena sólo es tan fuerte como el más débil de sus eslabones». Si sólo consigue una, y la otra no, no podrá evitar la expansión de la enfermedad. Conocimiento y voluntad.

Conocer las formas de transmisión del VIH, la primera mitad de la solución, es importante. Esto incluye saber como NO se transmite el VIH: hay que desmantelar muchos mitos. El virus debe estar en un fluído humano a temperatura corporal. Fuera de este entorno, muere a los 17 segundos (pongamos 20 para redondear). No puede cogerse en una piscina, ni al sentarse en un retrete (20 segundos después de que lo haya utilizado un portador del virus). Abrazar a una víctima del SIDA no le contagiará el VIH, ni dormir (sólo dormir) en la misma cama. Sentarse en la misma clase, incluso en el mismo pupitre, comer en la misma mesa o alfombra, beber del mismo vaso, darse un apretón de manos, o bailar con uno de ellos no transmite la enfermedad.

Las dos formas más comunes y efectivas de transmisión del virus del SIDA son las relaciones sexuales y el compartir una aguja de inyectar. La relación sexual puede ser oral, anal o genital. La agujas pueden ser las utilizadas para inyectarse drogas ilícitas o para procedimientos médicos en un hospital. La relación sexual en sí puede no causar SIDA, sólo se transmite si uno de los implicados tiene el virus. Las agujas por sí mismas no causan SIDA, sólo lo transmiten si han sido utilizadas previamente por un afectado y han quedado virus en la aguja.

Asegúrese de que sus participantes saben que el sexo y las agujas (por sí mismos) no causan SIDA, pero pueden ser su vehículo de transmisión.

Al principio, surgieron muchos mitos sobre el SIDA. Como las primeras víctimas en EEUU fueron descendientes de haitianos u homosexuales, mucha gente creyó equivocadamente que la homosexualidad causaba SIDA (no es cierto) o que se había originado en Haití (que es poco probable). En muchas zonas de África, todavía se cree que el sexo anal causa SIDA: no es verdad. Algunas prácticas incrementan la posibilidad de transmisión del SIDA. El sexo anal, por ejemplo, causa a menudo pequeñas heridas en la piel, que ayudan a que se mezcle la sangre. La práctica en algunas zonas de causar pequeñas hemorragias vaginales (por infección al frotar con heces de animales) para incrementar el placer del hombre, facilita el intercambio de sangre.

Un tema importante, que precisa discusión con sus participantes, es que implica el sexo, y el sexo y el hecho de hablar de él crea siempre una gran perturbación. Hay muchos tabús al discutir sobre sexo, sentimientos de culpabilidad, turbación, vergüenza de revelar cosas en pública, y la impresión de que no es un tema para discutir abiertamente. Parece que nos gusta pretender que no existe. Los niños lo esconden de sus padres, hasta que son adultos. Los padres lo esconden de sus hijos, incluso cuando ya son adultos. Todo el mundo, cuando hablan con su sacerdote o imán pretender ser soltero y virgen.

El deseo de relaciones sexuales (líbido) es un proceso humano normal y sano, como lo es el hambre, la sed o el sueño. Quizá por las fuertes restricciones que le imponemos, reforzadas por muchas advertencias religiosad (cuándo, dónde, con quién, cómo, qué), pasamos por alto que es un deseo que nos manda Dios, y simulamos que no existe. Hemos inventado muchos eufemismos para usar como sustitución. Pohibimos que a los niños y adolescentes, que sienten los deseos más irreprimibles y tienen la menor información, se les hable de ello de una forma racional, lógica y sensata.

Tiene que desafiar a sus participantes. Usted no está para decirles lo que deben pensar. No obstante, si no consideran y discuten sobre el sexo y la transmisión, toda la población se arriesga a morir. Son temas de vida o muerte, y es preciso que venzan sus miedos irracionales a discutir sobre ellos.

En cualquier caso, saber cómo se transmite el VIH es sólo la primera mitad: sola no previene la expansión del SIDA. La segunda mitad de la solución, la prevención, exige que todo el mundo tenga la voluntad de usar la información para cambiar sus prácticas, y evitar así que se transmita el virus.

Los escrutinios sociológicos han revelado que mucha gente desanimada y deprimida, aunque saben cómo se propaga el VIH, siguen practicando el sexo sin precauciones y compartiendo agujas. Se sienten pobres y desamparados, saben que no les queda mucho tiempo de vida, y quieren divertirse antes de marchar. Este hecho está especialmente difundido entre los niños de la calle en las ciudades de rápido crecimiento de los países pobres. Algunas personas se encolerizan al saber que han contraido el virus, y su primera reacción irreflexiva es intentar matar a otras personas infectándoles deliberadamente.

En muchas sociedades, se espera que las mujeres sean pasivas y obedezcan los deseos de los hombres. Para muchos hombres, usar un preservativo es menos placentero que no hacerlo. Si estos hombres quieren practicar el sexo en formas que contribuyen a la transmisión del VIH, aunque las mujeres sepan el riesgo que existe pueden sentirse obligadas a contribuir a esa transmisión. Mientras no se discutan las prácticas sexuales en público –iglesias, mezquitas, templos, escuelas, radio, TV, reuniones locales, plenos municipales, cualquier lugar donde la gente se reúna a hablar de temas públicos– los hombres que prefieren no utilizar preservativos no sentirán remordimientos de conciencia. Continuarán practicando el sexo de forma imprudente y sin pensar.

La única respuesta es estimular una actitud positiva. Cuando la gente no se siente engañada, sino que aceptan y agradecen lo que tienen, y tienen la esperanza de que pueden emprender acciones para un futuro mejor, desaparecen las actitudes negativas. No puede eliminar una negativa con otra negativa, tiene que llenar el espacio con una positiva, y la negativa simplemente se esfumará.

Si los miembros de su comunidad tienen la voluntad de hacer lo necesario para informar al público, y presionar socialmente para que la gente considere un cambio de comportamiento, hace falta una campaña de concienciación. El sistema para movilizar una comunidad para organizar campañas de concienciación se describe en el documento «Movilizar para la reivindicación».

Como en buena parte del trabajo comunitario, unos cuantos éxitos conducen a un éxito mayor. Si estimula a los miembros de su comunidad y eligen un proyecto práctico, y éste germina y se desarrolla, también estará propagando actitudes positivas. Quizá tenga que empezar por algo más sencillo, más factible y simple. Modere sus expectativas (y las de la comunidad) y empiece por conseguir unos cuantos éxitos pequeños antes de pasar a objetivos más difíciles.

Recuerde que la prevención por cambio de comportamiento requiere dos partes importantes: (1) entender cómo se transmite el VIH, y (2) tener la voluntad de cambiar las conductas para prevenir su expansión. Comprensión y voluntad pueden estimularse utilizando técnicas de potenciación comunitaria.

Prevención: suministro de material:

Quizá la mejor forma de prevenir la transmisión sexual del VIH es la abstención. Desde luego. Cuando la gente empieza a pensar de forma más realista, vence sus miedos a discutir abiertamente de las actividades sexuales, se dan cuenta que la abstención es bastante insólita, por no decir irreal. Incluso se conoce el caso de personas muy respetadas que han hecho públicamente voto de castidad y después han tenido relaciones sexuales.

Aparte de la abstención, ¿qué es lo mejor? Los preservativos.

Cuando los preservativos se consiguen sin problemas y a buen precio, es más fácil que los utilicen las personas que quieren practicar el sexo pero no ayudar a la propagación del VIH. Esto se suele dar en áreas urbanas donde se venden en tiendas y kioscos, y los clientes pueden comprarlos discretamente sin que nadie tenga por qué enterarse.

En zonas rurales la obtención de preservativos puede ser mucho más problemática. Necesitará animar a la comunidad a perder los miedos y ser más abierta. Refiérase otra vez a la reividicación. Si los miembros de la comunidad se toman en serio la prevención del SIDA, pueden poner en marcha una organización de suministro de preservativos (como una ONG), y hacerlo público por medio de conferencias y presentaciones en iglesias, mezquitas y templos, escuelas y reuniones públicas.

Si no es factible la instalación de máquinas dispensadoras de preservativos en lugares privados como retretes públicos, deben buscarse otras alternativas. Tanto hombres como mujeres deben poder venderlos, discretamente, a hombres y mujeres.

Hay que adiestrar a una pequeña organización de voluntarios locales para que visiten escuelas, iglesias, mezquitas, templos y lugares de reunión pública para hablar del uso de los preservativos como medio para prevenir la transmisión del VIH. Cuando algunas personas reticentes sugieran que vender condones no es decente, recuérdeles que es un tema de vida o muerte.

Más adelante hablaremos de que la forma no sexual más habitual de transmisión de VIH es compartir agujas utilizadas para inyectar. De forma similar al suministro de preservativos baratos y efectivos, la comunidad debería organizar una ONG para proporcionar agujas limpias. Como en todo su trabajo, no debe hacer las tareas por los miembros de la comunidad (que debilita), organíceles y estimúleles para que lo hagan por ellos mismos a través de su organización (que fortalece).

Prevención: creación de fuentes alternativas de ingresos:

Un vector importante en la expansión del VIH es el comercio del sexo. Muchas personas, sobre todo mujeres, se ven forzadas a entrar en él a causa de la pobreza y las cargas (como conseguir el dinero para pagar la escuela de los niños). Se encuentran en una situación en la que deben practicar el sexo con varias parejas diariamente. Muchos de sus clientes no quieren usar condones. Esto constituye un campo fértil para la transmisión del VIH.

Los trabajadores del sexo, con los conductores, son colectivos con una alta tasa de infección por VIH. Como la pobreza se encuentra en la raíz de buena parte del mercado del sexo, las actividades de lucha contra la pobreza, sobre todo la generación de ingresos, son medios posibles de sacar a la gente de ese oficio e introducirles en métodos alternativos de obtener dinero.

En este sitio hay tres módulos dedicados a la generación de ingresos, y a los métodos que puede utilizar para poner en marcha un programa de generación de ingresos. Éstos son: (1) Principios de generación de ingresos, (2) Desarrollo de una organización de microcréditos, y (3) Conocimientos necesarios para dirigir una microempresa. Si su intención es utilizar la generación de ingresos como método para apartar a la gente del mercado del sexo, debe trabajar directamente con los trabajadores del sexo, organizarles y adiestrarles. No sólo su propia conducta debe ser impecable, tiene que dialogar con el resto de los miembros de la comunidad para que entiendan sus motivos y objetivos. Hay que conseguir que lleguen a ser comprensivos con la situación de los trabajadores del sexo, y aprendan a verlos como víctimas de las circunstancias en vez de personas de libre albedrío que desean contravenir las costumbres de su comunidad y sociedad. La concienciación pública es más efectiva si la hace la comunidad en vez de hacerla por la comunidad.

Prevención: acabar con el uso compartido de agujas:

Después de las relaciones sexuales, la segunda causa más importante de transmisión del VIH son las agujas compartidas.

Cuando se utiliza una aguja con una jeringa para inyectar medicamentos o drogas en una persona infectada, el virus se deposita (en cantidades muy pequeñas) en el interior de esa aguja. Si se vuelve a utilizar esa aguja en un corto periodo, ese virus pasa al cuerpo de la segunda persona.

No importa si la aguja la han utilizado adictos para inyectarse drogas ilegales o profesionales sanitarios para inyectar medicamentos legales en pacientes. Compartir las agujas es un medio de transmisión del virus. En ambos casos, la razón de utilizar una aguja con más de una persona es ahorrar dinero. Ahorrar de esta forma cuesta vidas.

Los síntomas del SIDA pueden no ser evidentes en una persona infectada durante varios años, por lo que no es fácil identificar a esa persona como portador de la enfermedad.

¿Qué puede hacer un activista para evitar que se compartan las agujas? Otra vez insistimos, como ya hemos hecho muchas veces, no dé conferencias, no reprenda, no sermonee.

Si los miembros de la comunidad han decidido que la gran cantidad de gente que muere de SIDA es un problema, usted tiene una oportunidad. Revise con ellos las opciones disponibles: prevención y mitigación. Si los miembros reconocen que existe la práctica de compartir agujas, se usen para lo que se usen, desafíeles preguntando qué estrategias son posibles.

Si consideran que es posible una estrategia de cambio de conducta, hágales saber que este cambio exige tanto comprensión como motivación. No pueden limitarse a acordar amablemente en un pleno municipal que hay que cambiar los comportamientos, y dejar que esa resolución se olvide en el archivo. La información tiene que traspasar los miedos y los tabús de la discusión en público.

Los miembros respetados de la comunidad, bien conocidos dentro de ella, deben hacer público su apoyo al cambio en este tipo de prácticas. Tienen que hablar en reuniones públicas, en escuelas, en iglesias, en mezquitas, radio y televisión.

Tanto los drogadictos como los pacientes de hospitales deben saber que tienen que pedir agujas limpias como protección contra la tansmisión del VIH. La comunidad ─no usted─ puede organizar una ONG de reivindicación para concienciar y estimular la petición insistente de agujas limpias.

Usted puede orientarles y estimularles.

Mitigación: satisfacer las necesidades de los huérfanos:

El SIDA no afecta a personas al azar en la sociedad.

Se ha mencionado ya, por ejemplo, que los trabajadores del sexo y los camioneros tienen tasas de infección especialmente altas. Y esto tiene consecuencias notables. Sorprendentemente, la mortandad no da como resultado la escasez de trabajadores del sexo, porque los altos niveles de pobreza conducen más gente a esta ocupación.

La inexperiencia de los trabajadores del sexo noveles puede tener como consecuencia la práctica de sexo sin protección, lo que eleva el índice de mortandad.

No obstante, la mortandad de camioneros experimentados resulta en la escasez de conductores con experiencia, y cada vez son más frecuentes los camioneros menos adiestrados y experimentados en las carreteras, que van reemplazando a los que mueren. El incremento de la mala conducción en las carreteras tiene como resultado un aumento de los accidentes, y mayores índices de heridas y muertes.

En el conjunto de la sociedad, hay otras categorías de personas cuyo un riesgo de infección está por encima de la media. Los estudios demográficos sobre el SIDA revelan que las personas influyentes de una sociedad tienen mayores índices de infección. La gente que hace cosas, que emprenden acciones y proponen ideas, tienen con frecuencia una líbido más acusada, y practican el sexo con asiduidad, cambiando a menudo de pareja. Esto tiene enormes consecuencias sociológicas, siendo la más importante que el desarrollo económico, político y social no sólo se ralentiza, sino que incluso se invierte. Tenga cuidado, esta categoría incluye a los activistas comunitarios.

Más adelante estudiaremos las actividades dirigidas a mitigar el deterioro resultante de la escasez de profesores, patronos y líderes.

Pero primero vamos a considerar otra consecuencia demográfica. Como es fácil deducir, el SIDA afecta a gente en edad de procrear. Muchas de sus víctimas ya han empezado a tener hijos cuando mueren de SIDA, por lo que la enfermedad produce una superabundancia de huérfanos.

¿Qué sucede cuando una enfermedad elimina una parte considerable de la gente en edad de tener descendencia? La demografía es interesante, las consecuencias sociológicas inquietantes. La pirámide de edad, en lugar de plana a causa de la pobreza de la comunidad (es decir, una mayor proporción de hijos dependientes que la media mundial) se estrecha en el centro. Los abuelos son los que tienen que mantener a los niños. En sus años de ancianidad, cuando han alcanzado la edad de un merecido descanso, tienen que seguir trabajando.

Históricamente, los padres han ido a las ciudades a ganar dinero, pero si han muerto, ¿quién proporciona el dinero para que los abuelos puedan criar a los niños? La mayoría de estos abuelos son mujeres. Nada de descansar.

Cuando dialoga con la comunidad, descubre sus prioridades. Si los miembros de la comunidad dicen que sus niños no están lo suficientemente bien cuidados, tiene que preguntarles qué piensan hacer sobre ello. Si le dicen que alguna institución externa debería ocuparse de los niños, esto es una idea vana. No va a suceder.

No obstante, si la comunidad decide que el problema es lo suficientemente importante como para organizar una OBC u ONG que los cuide, será digno de mención. En cualquier caso, más realista es que la comunidad sólo tenga recursos para formar un grupo de acción que proporcione a cualquier huérfano almuerzos de grupo una vez por semana. Esta estrategia realista puede convertirse en la base de una organización mayor, que maneje más recursos, en el futuro. Si los miembros de la comunidad pueden comprometerse a suministrar comida al grupo de acción una vez a la semana, se habrá dado un paso muy importante.

Recordemos otra vez la moraleja del cuento de los dos chicos: cuando la comunidad comienza a ayudarse a sí misma, no garantizará la ayuda externa, pero si no la hay entonces, es probable que nunca la haya. Lea el documento sobre Recaudación de fondos. La gente está más dispuesta a implicarse (contribuir) cuando ven resultados. No todos pueden proporcionar comida. Algunos podrán y querrán suministrar otros tipos de ayuda (gestión, cocina, recaudación de dinero, contabilidad, recogida de ropa) y lo harán si la organización consigue algún éxito, aunque sea pequeño.

Si la comunidad decide no hacer nada, esto enviará un mensaje muy claro a los donantes externos potenciales: que la comunidad no está lo suficientemente preocupada como para hacer un esfuerzo. Recuérdeles esto a los miembros de la comunidad.

Mitigación: niños que ayudan a sus abuelos:

La demografía del SIDA tiene otras consecuencias sociales.

Cuando desaparecen tantas personas en edad de procrear, y a sus hijos los crían los abuelos, muchos niños acaban teniendo que ayudarles. Como estas tareas históricamente han recaído en las chicas, hoy sigue siendo así. Se saca a los niños, sobre todo a las niñas, de la escuela por dos razones. (1) Se les recluta para ayudar a los abuelos a criar a los otros niños, y (2) no hay dinero para pagar la escuela, y las niñas son las primeras en dejar de ir.

¿Qué puede hacer la comunidad con este problema, y cuál es su papel como activista para estimularles?

Si la comunidad lo considera su prioridad, puede organizarse para mitigar la situación. Puede formar una fuerza comunitaria para proporcionar algunos cuidados, quizá de forma semanal, para los niños de la comunidad. Puede organizarse un grupo de trabajo para ayudar con las tareas, también de forma semanal, que ayude a los abuelos a limpiar, lavar la ropa, ir a buscar agua y otras tareas domésticas que les resulten dificultosas.

Pueden buscar voluntarios comunitarios que den clases a los huérfanos. Los niños seguirán ayudando en casa, pero pueden adquirir cierta educación mientras lo hacen.

Otra vez la estrategia consiste en empezar con poco, usando los recursos limitados de la comunidad, en lugar de buscar una financiación completa. Pueden comenzar a recaudar fondos. La organización puede convertirse en la forma de canalizar la gestión de recursos externos.

Lo que es seguro es que no hacer nada causará un empeoramiento de la situación.

Mitigación: escasez de profesores:

Entre las víctimas del SIDA, las personas influyentes de la sociedad, los primeros en morir, con frecuencia, son los líderes sociales.

En muchos pueblos de África, han desaparecido todos los maestros de muchas escuelas y la mayor parte de los de las otras. Situaciones similares se dan en otras partes del mundo devastado por el SIDA.

En las secciones más al principio de estos módulos de adiestramiento se le ha presentado la idea de los Recursos ocultos. Las comunidades no deben esconder sus recursos con la esperanza de la compasión inducirá a los donantes a suministrar caridad.

Al enfatizar la autosuficiencia, el activista somete a los miembros de la comunidad a la Tormenta de ideas para que identifiquen recursos que se suelen pasar por alto. Entre ellos, jubilados con experiencia y conocimientos, que no pueden hacer un trabajo a jornada completa, pero pueden proporcionar (quizá a cambio de algunas comidas) unas cuantas horas a la semana de clases a los niños.

Ya que es difícil que se consiga un programa escolar completo, lo razonable es organizar clases de alfabetización funcional y aritmética. Ver el módulo sobre Alfabetización. Exige voluntad, motivación, organización, planificación y gestión. Puede hacerse como un proyecto comunitario. Comience por poco. El éxito engendra éxito.

Una vez que se haya creado la organización y ésta haya empezado a actuar, se unirá más gente y otros empezarán a considerar su contribución, incluyendo las instituciones donantes externas.

Mitigación: escasez de patronos:

Una de las secciones económicamente más importante de la sociedad que diezma el SIDA son los patronos. Los patronos se encuentran entre las personas influyentes de la sociedad.

Cuando los patronos desaparecen, desaparecen también los puestos de trabajo. El aumento del desempleo es otra de las consecuencias desastrosas de la epidemia del SIDA en los países pobres.

Si esto se considera un problema prioritario reconocido por la comunidad donde trabaja, la respuesta es crear más trabajos. Los puestos de trabajo no aparecen espontáneamente.

Si los miembros de la comunidad quieren crear más puestos de trabajo, pueden hacerlo por sí mismos participantdo en un programa del tipo de generación de ingresos como el que se explica en este sitio. Hay tres módulos de adiestramiento, comience con Principios.

Mitigación: escasez de líderes:

Finalmente, entre las personas influyentes que diezma el SIDA, están los líderes. En este case, con «líderes»nos referimos a la clase dirigente, incluyendo políticos, funcionarios, directores de escuelas e instituciones, directivos de empresa y todos los que contribuyen al liderazgo de la sociedad.

En este caso, con «líderes» nos referimos al la clase dirigente, incluyendo políticos, funcionarios, directores de escuelas e instituciones, directivos de empresa y todos los que contribuyen al liderazgo de la sociedad. Cuando los líderes desaparecen, la respuesta que puede dar el activista para la potenciación es ayudar a crear nuevos líderes, y estimular la transparencia, la responsabilidad, la cooperación y otros elementos de buen gobierno, estimulando y organizando el desarrollo comunitario.

Haga la organización (sea social, económica o política) y su liderazgo más eficientes y efectivos. Ayude a reclutar, estimular, apoyar y desarrollar líderes nuevos y eficientes.

Cuando la sociedad y su organización sufren una reducción de sus líderes, una buena organización comunitaria puede crear mejores líderes y liderazgo, para mitigar las negativas consecuencias de la plaga.

Conclusión:

La lucha contra el SIDA se desarrolla en muchos frentes. No puede trabajar solo en todos ellos. Use sus técnicas de potenciación comunitaria para luchar donde usted pueda ser eficaz.

El SIDA es un problema enorme. Aunque puede resultar abrumador, no deje que esto sea excusa para deprimirse y no hacer nada. Mientras no haya cura y sea mortal, hay dos tipos de acción que la comunidad puede emprender con su estímulo y orientación: (1) prevención y (2) mitigación.

Aunque la ayuda externa se agradece, no llega espontáneamente. Aunque la ayuda externa se agradece, no llega espontáneamente. No dependa de ella, y no deje que los miembros de su comunidad dependan de ella, no importan los argumentos que le den para pedirla. Recuerde el importante principio que ilustra el cuento de los dos chicos. Si su comunidad se organiza y empieza a ayudarse a sí misma, los de fuera verán que hay interés y se sentirán más predispuestos a añadir su ayuda.

La gente tendrá una mayor voluntad de contribuir si usted (su comunidad) ya ha comenzado a hacer algo. Si estimula la organización y la actuación de organizaciones basadas en la comunidad, las agencias y particulares donantes externos serán más capaces de canalizar recursos a través de ellos para su comunidad.

Este documento no puede por sí mismo ayudarle a diseñar una estrategia para prevenir y mitigar los efectos del SIDA. Tiene enlaces y conecta con varias técnicas y principios explicados a través de esta serie de módulos.

Úselos.

––»«––

Presentación sobre el VIH-SIDA
por Edward Anafi, Doctor en medicina


Concienciación de la comunidad:


Concienciación de la comunidad


© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 12.04.2011

 Página principal

 Reivindicación