Página principal
Organizaciones de crédito



Traducciones:

Bahasa Indonesia
Català
中文 / Zhōngwén
Ελληνικά / Elliniká
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Italiano
Português
Română

                                        

Otros formatos:

Texto

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

PLAN PARA LA CREACIÓN DE MICROEMPRESAS

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada

Documento de referencia

Esquema general de un sistema para movilizar y manejar créditos para microempresas

Resumen:

La base de este plan reside en la existencia y larga tradición de los grupos de créditos rotativos, en los que grupos reducidos de personas contribuyen con pequeñas cantidades de dinero de forma regular y asignan las sumas recaudadas a un miembro seleccionado cada vez. En lugar de distribuirse cada mes a un participante, en este plan, el dinero recaudado se integra a la banca comercial a través de una pirámide de pequeños grupos fiduciarios y un grupo paraguas.

El activista consulta con grupos de mujeres, proporciona adiestramiento financiero y de gestión a grupos paraguas de destinatarios que a su vez forman grupos fiduciarios. Cada miembro de un grupo fiduciario trabaja individualmente (o con sus familiares) para producir algún producto para su venta, o una actividad similar de generación de ingresos, más que como miembro de una cooperativa.

Conforme los miembros contribuyen con pequeñas cantidades de dinero cada periodo, el grupo fiduciario traspasa la suma recaudada a un grupo paraguas. Este dinero se deposita después en un banco comercial cercano. El banco, después de firmar un Memorándum de entendimiento con el ministerio o agencia, podrá utilizar el dinero depositado en él como capital.

Se pide a los grupos que obtengan préstamos a través de los canales y procedimientos bancarios ordinarios (después del estímulo, movilización y adiestramiento por parte del activista), y el banco utiliza el capital depositado por el ministerio o agencia para conceder préstamos al grupo paraguas. Cuando un grupo paraguas demuestra al banco su credibilidad para el crédito, tendrá acceso a capital normal del mismo banco (es decir, no del depósito de la agencia o ministerio), consiguiendo sostenibilidad, y liberando el capital de la agencia o ministerio para su uso con otros grupos destinatarios.

Mi agradecimiento a Victoria Abankwa, coordinadora nacional, y a Adolphine Asimah, directora nacional del Programa de Gestión Comunitaria para el Fortalecimiento de Ghana (SCMP), que han hecho funcionar este sistema, que lo adaptaron a los principios y prácticas existentes y que me invitaron a Ghana en enero de 1996 para mostrarme su funcionamiento. Phil Bartle. Ver Ghana Scheme (en inglés).

Este plan está diseñado para ser implementado por una ONG orientada al desarrollo o el ministerio pertinente. Se habla de «agencia o ministerio» a lo largo de todo el documento.  Si cualquier ONG internacional adopta esta metodología, su papel se identifica con el de «agencia o ministerio».  Animamos a cualquier ONG a integrar su trabajo de desarrollo con el ministerio adecuado y los gobiernos locales.

Generación de ingresos:

Nos enfrentamos a un reto: desarrollar un plan viable para la generación de ingresos e incorporarlo al proceso de fortalecimiento de los grupos comunitarios de ingresos reducidos. Este plan tiene que situarse entre los límites siguientes: Debe ser sostenible (es decir, que continúe cuando se terminen los fondos externos de la agencia o ministerio).

Los ingresos deben generarse por medio de alguna actividad productiva de los destinatarios, no se trata de un mero reparto de dinero por parte de la agencia o ministerio. Los ingresos generados deben beneficiar directamente a los participantes de bajos ingresos.

Debe ser coherente con los principios y métodos de la agencia o ministerio (por ejemplo, el fortalecimiento de comunidades pobres). El plan debe evitar la caridad (que debilita) y tiene que estar diseñado para fortalecer. El adiestramiento debe ser para el fortalecimiento y la movilización, y estar vinculado a la acción, y es la comunidad destinataria quien debe elegirlo.

Tenemos varias opciones: El apoyo financiero, ¿debe ser en forma de crédito o de subvención? La generación de ingresos (actividad productiva) ¿se debe emprender en grupo (por ejemplo, una cooperativa) o de forma individual? ¿El préstamo lo debe conceder (a) el ministerio, (b) el proyecto, (c) un banco o (d) otro tipo de plan o proyecto (por ejemplo Ntandikwa en Uganda)? ¿Quién va a gestionar el plan (adiestramiento, apoyo financiero)? ¿Cuál es el papel de la agencia o ministerio en el «adiestramiento como movilización»? y ¿Cuáles son los límites de cada préstamo (grupo, subgrupo, individual)?

Aquí se describe lo que hemos ideado.

El plan es un método viable de reducción de la pobreza por medio de la generación de ingresos (GI). El activista procura la toma de conciencia, la movilización, asesoría financiera, adiestramiento sobre organización y gestión, estímulo, conocimientos y (de forma indirecta) el capital inicial para las actividades de GI elegidas por los participantes. Los préstamos son modestos y están dentro de las posibilidades de devolución de los participantes, cuando éstos obtengan ingresos de sus actividades. Los depósitos regulares de dinero se basan en las prácticas tradicionales y bien conocidas de los grupos de crédito rotativos. Los grupos son suficientemente pequeños, y los miembros se encuentran en un contexto en el que los morosos sufren sanciones sociales, por lo que se mantienen sostenibles.

¿Quién puede utilizar este método?

Este plan lo puede adaptar y adoptar cualquier agencia.

¿Por qué créditos en lugar de subvenciones?

Continúa el debate sobre el dilema entre ofrecer créditos o subvenciones a pequeños grupos de mujeres para su utilización como capital para la generación de sus propios ingresos. Ver «Subvenciones». Se recomienda la concesión de créditos, porque se espera que esto haga a los destinatarios más cumplidores y responsables de su uso, puesto que tienen la obligación de devolver el préstamo. Esto es desarrollo sostenido, no caridad.

No obstante, la concesión de créditos requiere una capacidad administrativa y gestora que un ministerio no tiene. Aunque puede ser más sencillo que una agencia o ministerio administren la concesión de pequeños créditos a grupos de mujeres, no se aconseja, pues no es un planteamiento sostenible y no exige de los grupos receptores tanta responsabilidad en el uso de sus fondos.

Existen incontables historias terroríficas de distintos planes de créditos de países en los que el dinero se ha desviado, se ha utilizado en objetivos distintos a los originales y no se ha devuelto como se prometió, sin mencionar muchos otros problemas que han surgido en este campo. Estamos comprometidos con la sostenibilidad y el fortalecimiento comunitario como método de reducción de la pobreza, por lo que promovemos la generación de ingresos en la forma aquí descrita.

Esquema del plan:

Esta sección describe la operación en general, los elementos esenciales y algunos detalles sobre ciertas partes clave. Todos son necesarios. Juntos constituyen un sistema de trabajo: si falta o se modifica sustancialmente cualquiera de las partes esenciales, el conjunto se verá afectado, y no se garantiza su éxito.

Estos son los elementos esenciales:

A los bancos no les gusta prestar pequeñas sumas de dinero, por lo que el sistema debe organizarse para que el banco conceda sumas grandes, al menos entre 15.000$ y 50.000$. Los préstamos iniciales para las actividades productivas estarán entre los 100$ y los 500$ por producción individual. Una pirámide, compuesta de grupos fiduciarios de entre 5 y 7 personas en su base, y entre 5 y 7 grupos en un grupo paraguas, tiene la función de obtener grandes créditos del banco y dividirlos para su distribución como préstamos a grupos más pequeños y particulares. Los grupos pequeños de 5 a 7 personas de la base, grupos fiduciarios, están compuestos de personas que confían en todos los demás miembros para el manejo de su dinero.

El sistema tradicional de rotación de créditos se utiliza como concepto básico, en el que los miembros contribuyen regularmente con una suma mínima, pero aquí se usa como garantía bancaria en lugar de entregarse a uno de los miembros. El grupo debe actuar como una agencia de distribución de crédito, no como organización productiva (como una cooperativa). La actividad productiva individual, que obtiene pequeños préstamos del grupo, es más eficiente (elaboración de jabón, pequeño comercio, etc.). (Cuando los grupos productivos son mayores, como en el caso de una cooperativa, son más difíciles de gestionar y controlar, lo que implica más dificultades para conseguir beneficios, evitar el desvío y devolver el préstamo), y el adiestramiento, movilización, supervisión y reuniones, por parte de ODC, coordinadores de distrito de la agencia o ADC son todos necesarios, especialmente para estimular a los participantes para que elijan y planifiquen actividades realistas y viables y no sueños imposibles.

¿Quién actúa como banca?

Después de que el ministerio o agencia firme un memorándum de entendimiento (ME) con el banco participante, deposita una cantidad en dicho banco, adiestra a los participantes y luego los presenta al banco. El ministerio o agencia actúan como agente, instructor, activista y organizador (no como un banquero y desde luego, no como Papá Noel).

El ministerio o la agencia no se deben comprometer en actividades bancarias, no es asunto nuestro, sino del banco. Si el control sobre el dinero se pone en manos de los activistas, se debilita su efectividad en la movilización, surgen conflictos de intereses, se invita a la corrupción y la ineficiencia y se desvía a los activistas de sus responsabilidades.

El papel de los bancos comerciales:

Puesto que el ministerio o agencia no tienen el poder, la capacidad o los medios de operar de un banco, la concesión de un crédito a esos grupos se hace a través de la participación de bancos comerciales locales, uniones de crédito, o bancos gubernamentales. Un memorándum de entendimiento (ME) entre el ministerio y los bancos proporciona el instrumento legal para canalizar los fondos de la agencia o ministerio para su utilización como capital del plan.

En lugar de que la agencia o ministerio pongan su dinero (procedente de sus fondos para la GI) directamente en manos de los grupos destinatarios, se deposita en los bancos participantes (por ejemplo, cajas rurales) que operan cerca de los grupos de destino. La agencia o ministerio ofrece adiestramiento en gestión y finanzas a los participantes. Después presenta los grupos a los bancos participantes. Muchos de los participantes, o quizá todos, nunca habrán entrado en un banco, o ni siquiera se habrán acercado, y en principio se sentirán distantes de estas instituciones tan sofisticadas.

Después del adiestramiento, que proporciona estímulo, conocimientos, organización y confianza, los grupos son presentados al banco, que les pide que sigan procedimientos ordinarios para efectuar depósitos y obtener préstamos. En principio, los bancos están deseando participar, pues el capital original que prestan a los grupos es el que ha depositado en ellos el ministerio o agencia.

Si el grupo logra generar ingresos, devolver su préstamo y obtener credibilidad para el crédito, podrá conseguir préstamos del capital ordinario del banco. Entonces, el capital originalmente depositado por la agencia o ministerio se libera para su utilización en otros grupos destinatarios. El proceso de expansión a nuevos grupos se hace así sostenible.

Normalmente los bancos no quieren hacer pequeños préstamos a particulares o grupos reducidos que sólo necesitan un capital mínimo (pueden ganar más intereses con mucho menos riesgo comprando bonos del estado). El banco trata con el grupo paraguas, y hace un préstamo más cuantioso que el que haría en el caso de grupos menores o particulares que necesitan pequeñas sumas. Al organizar pequeños grupos fiduciarios que a su vez forman grupos paraguas mayores, y al adiestrarlos para que lleven a cabo sus propios procedimientos bancarios internos (cada participante tiene su propia cartilla, impresa por la agencia o ministerio), el plan de la agencia o ministerio forma grupos mayores que precisan y pueden beneficiarse de préstamos más cuantiosos.

Cuantía de los préstamos e intereses:

La cuantía de los préstamos y los tipos de interés que se paga por ellos son variables importantes que se deben analizar con mucho cuidado para prever el efecto que tendrán en el fortalecimiento de los grupos destinatarios.

Deben ser determinados por los principios del desarrollo comunitario profesional, psicológico y sociológico, no por consideraciones políticas o para ganar popularidad.

El importe de los préstamos:

El total de cada préstamo que concede el banco es mucho mayor que el del préstamo que llega a cada participante individual. Uno de los propósitos de la organización en forma de pirámide de un grupo paraguas y varios grupos fiduciarios es el de dividir el total de cada préstamo. Los participantes expresan sus deseos de obtener ayudas para la generación de ingresos en reuniones de movilización y animación, en las que los grupos comunitarios identifican sus preocupaciones prioritarias.

Las consultas con grupos de las comunidades de destino indican un deseo general de ayuda para la generación de ingresos. Al principio, las peticiones serán muy poco realistas: algunas personas pedirán millones sin tener ni conocimientos ni ideas claras sobre operaciones comerciales, préstamos, créditos o inversiones. Algunos supondrán que el dinero procedente de la agencia o ministerio es el «ingreso generado», y hay que explicarles que este dinero se puede utilizar, pero sólo como un recurso «alquilado» (no es un regalo) y que son ellos los que tienen que generar los ingresos. En las actividades de toma de conciencia, en reuniones con la agencia o ministerio, se estimula a los participantes a que justifiquen sus planes y las sumas que solicitan. La intención es convertir sus deseos en peticiones realistas.

Los activistas e instructores explican que el dinero que se les presta no es el ingreso propiamente dicho, sino un recurso alquilado para ayudar a los participantes a generar sus propios ingresos. El interés que pagan es por el uso temporal («alquiler») de este recurso. Se enseña a los participantes que ese interés es como un alquiler por la utilización del dinero, un recurso que no les pertenece ni se les regala por caridad.

La cuantía de los intereses:

El interés que se paga por el uso del crédito como recurso es de un tipo asequible (el comercial de ese momento). Los participantes consiguen el privilegio de obtener un crédito, y pagan tipos de interés asequibles como renta (alquiler) por la utilización de ese crédito. Cuando se concibió el plan, algunos preguntaron por qué esas mujeres (muchas de las cuales eran pobres o analfabetas) tenían que hacer los mismos sacrificios, pasar por los mismos procesos, y pagar los mismos tipos de interés por esos préstamos que los solicitantes ordinarios.

La respuesta está relacionada con la necesidad de sostenibilidad de la generación de ingresos, y con la debilidad que provoca la caridad en el receptor. Este plan potencia a los participantes.

Si el plan impusiera tipos de interés subvencionados desde el principio, los participantes aprenderían a recibir caridad, no a obtener créditos a intereses ordinarios (cuando ya no disponga del dinero del donante). Esto les debilita, no les fortalece. Podemos señalar que algunos prestamistas usureros exigen intereses de hasta un 350% por año sobre el préstamo, y que los préstamos bancarios son considerablemente más baratos (pero no gratuitos). Después de examinar los principios del fortalecimiento comunitario, sabiendo que la agencia o ministerio pretende un desarrollo sostenido a largo plazo, es razonable la imposición de tipos de interés comerciales.

El adiestramiento requerido:

La gestión comunitaria define el concepto de «adiestramiento» de una forma concreta. Más que un simple traspaso de conocimientos, el adiestramiento forma también parte de la estrategia de fortalecimiento de la capacidad de gestión de los grupos comunitarios. Hablamos de adiestramiento como movilización, no sólo adiestramiento «sobre» movilización.

Estudiamos la adquisición de conocimientos necesarios para movilizar a las comunidades para que elijan sus propias acciones, identifiquen sus problemas prioritarios y sus recursos, y planifiquen e implementen sus propias actividades como «contenido» del adiestramiento, pero también consideramos el enfoque mediador del adiestramiento como un vehículo para movilizar a los participantes para que se organicen y emprendan acciones. Esta metodología se explica mejor en el módulo de movilización, relacionado con la construcción y mantenimiento de prestaciones y servicios en asentamientos humanos. Sin embargo, los principios básicos del adiestramiento se aplican también a estos elementos de generación de ingresos de la agencia o ministerio. Ver Movilización.

Cuando el adiestramiento se enfoca hacia el contenido (transmisión de conocimientos), lo que se valora es la cantidad de instrucción e información que adquieren los alumnos. Por el contrario, cuando se enfoca a la movilización, lo que se valora son los resultados de las acciones comunitarias y el incremento de la responsabilidad de la comunidad en la toma de decisiones.

La agencia o ministerio proporciona adiestramiento de varias formas. Las reuniones y talleres imparten los conocimientos de gestión y finanzas necesarios para organizar los grupos fiduciarios y el grupo paraguas, para poner en marcha los procedimientos y rutinas de recaudación y depósito. La agencia o ministerio diseña e imprime los libros de pagos (similares a las libretas de ahorro que utilizan muchos bancos) como material de adiestramiento, y los distribuye gratis a las mujeres participantes cuando se han formado y movilizado los grupos.

Se lleva a los grupos de mujeres a hacer visitas de un día a otros grupos de mujeres que han emprendido planes similares. Esto da confianza y muestra un ejemplo en funcionamiento a los miembros de los grupos que participan en el plan. Incluso aunque el otro plan no sea exactamente igual, la oportunidad de ver cómo otros dirigen su generación de ingresos demuestra el valor de este tipo de visitas como método adicional de adiestramiento en gestión.

Nuestro adiestramiento incluye al menos tres elementos:

  • adiestramiento en técnicas de gestión de empresas de producción dirigidos por los que queremos ayudar,
  • adiestramiento en finanzas, banca y procedimientos de crédito para la distribución de créditos a los que quieran invertirlo en empresas productivas, y
  • adiestramiento en gestión en el sentido en que la utilizamos, por ejemplo, movilizando y organizando para desarrollar la capacidad organizativa (en este caso para formar y organizar una asociación de crédito).

Talleres:

Con posterioridad al adiestramiento informal y a la valoración participativa, y basándonos en ese adiestramiento, reacción y evaluación, se pueden poner en marcha talleres más estructurados. Los temas pueden incluir conocimientos de gestión, de organización y movilización, movilización para el crédito, conocimientos de finanzas, contabilidad simple, registros e informes financieros, valoración e inventario de recursos disponibles, evaluación de conocimientos de gestión y organización, evaluación de la disponibilidad de mercados para la venta de los productos.

Debemos hacer hincapié en el estímulo de los participantes para que observen y analicen sus propios recursos y potencial, y las estrategias prácticas disponibles. A estos talleres asisten participantes de todas las comunidades, para que se estimulen entre ellos compartiendo las experiencias de otros que han emprendido empresas similares en otras zonas.

Organización de la pirámide:

El papel de la agencia o ministerio, en la movilización y organización, es formar una pirámide, rematada por un grupo paraguas, grupos fiduciarios bajo él, y empresarios individuales en su base. Cada elemento tiene su papel en el plan, y hay que añadir el adiestramiento a la movilización para que todos los niveles funcionen.  Ver Organización.

Responsabilidades individuales y del grupo:

La experiencia (en especial con cooperativas) ha demostrado que cuando un grupo grande tiene la responsabilidad colectiva de lograr un resultado productivo, no hay suficientes controles sociales y económicos para asegurar la total contribución de cada miembro, por lo que estos esquemas acaban en fracaso y disolución. Por el contrario, es bien conocido que cuando los particulares emprenden determinadas actividades, son menos efectivos y productivos que si lo hacen colectivamente de una forma organizada. Este plan capitaliza estas dos fuerzas contradictorias.

A través de métodos clásicos de animación social empleados por los activistas de la agencia o ministerio, se convocan reuniones iniciales de grupos de mujeres en cada comunidad, y se organizan en grupos fiduciarios. Se pide a cada una que identifique entre cuatro y seis compañeras en las que confía y que con las que cree que puede trabajar. Entonces se forman pequeños grupos de mujeres que confían unas en otras. Este proceso de identificación lleva varios días.

Las personas que quieren participar, pero nadie identifica como fiables, quedan excluidas. Los miembros individuales no se van a involucrar en actividades comunales o cooperativas con el grupo, sino a emprender su propia actividad individual de generación de ingresos (como la elaboración y venta de jabón).

Quizás las actividades de venta, empaquetado y transporte puedan hacerse en cooperación con otros miembros del grupo. Los grupos fiduciarios se forman en principio con la intención de recaudar las contribuciones y obtener créditos, pero no para acometer una producción económica colectiva. Cada grupo fiduciario se compone de entre cinco y siete personas (un número raro escogido por razones culturales). A su vez, cinco o siete grupos fiduciarios forman un «grupo paraguas», que es la entidad que hace los depósitos en el banco y obtiene préstamos de éste.

Los grupos tradicionales de créditos rotativos:

En muchos países de África y Asia, pequeños grupos de personas que se conocen entre ellas, miembros del mismo pueblo o compañeros de trabajo, forman pequeños grupos de crédito rotativo. Cada periodo definido, una semana o normalmente un mes, cada miembro del grupo ingresa (contribuye con) una pequeña cantidad de dinero que pueda conseguir fácilmente.

Cuando se recoge la totalidad de la suma, se entrega por turnos a uno de los miembros del grupo de crédito rotativo. Esta persona puede ser elegida por sorteo, o por la muerte de algún familiar, y la suma se utiliza con frecuencia para los gastos del entierro (a menudo todos los miembros asisten a los funerales de los familiares de los otros miembros). Cuando el dinero se distribuye por sorteo, el receptor puede utilizar el dinero en algún tipo de inversión, para la que no conseguiría ahorrar lo suficiente si no fuera con el apoyo del grupo.

Los que pueden permitírselo, entregan cantidades mayores que los que sólo pueden dar el mínimo. Algunos de estos grupos de créditos rotativos pueden ser para funerales, en los que el capital recaudado se entrega al miembro que necesita con más urgencia pagar gastos de entierro.

En otros grupos, el dinero recaudado puede distribuirse de acuerdo a decisiones comunales tomadas colectivamente por los miembros del grupo cada mes, que determinan cuál de ellos lo obtendrá cada vez. Otros distribuyen el total de forma aleatoria a quien saca el palito más largo. A lo largo de un periodo, a todos los miembros les llega su turno de obtener la suma total del dinero entregado por todos los miembros.

Los grupos son pequeños, y son viables sólo porque los miembros conocen y confían en todos los demás y pueden imponer sanciones a los miembros que no cumplen, basándose en la bien conocida dinámica de control social de los grupos pequeños. La diferencia con las prácticas de estos grupos en que en este plan, la suma recaudada en cada periodo no se distribuye simplemente a un miembro elegido del grupo, sino que se ingresa en una cuenta bancaria.

Estos depósitos bancarios se emplean para obtener un préstamo. Más tarde, los depósitos se usan también para devolver los préstamos.

Por tanto, los pequeños grupos, llamados grupos fiduciarios, que recaudan el dinero de cada participante individual deben operar basándose en la confianza. Un grupo paraguas, formado por la asociación de varios grupos pequeños, es la organización mayor que trata con el banco comercial.

Supervisión y evaluación:

Hay varios niveles de supervisión y evaluación. Desde el contexto nacional y el programa nacional general, es necesario saber qué tal está funcionando el plan global, y orientar y estimular a los funcionarios sobre el terreno. Desde el punto de vista de los grupos comunitarios, es importante asegurarse que las actividades que se emprenden son las que ellos han elegido, y producen los resultados que desean.

Ver el módulo sobre Supervisión. Entre ambos, los coordinadores de distrito necesitan estímulo para sus propias actividades, e información por parte de la oficina nacional, además de proporcionarlos a los grupos comunitarios.

Supervisión y sostén:

El coordinador de distrito se reúne con los miembros de los grupos de mujeres microempresarias a menudo, les estimula y elogia. Tiene reuniones de un par de horas con ellas una vez por semana. Ellas le informan sobre sus actividades, sobre las sumas recaudadas y depositadas, sobre la marcha de las actividades de producción y sobre el progreso actual del plan.

Las sesiones de adiestramiento, informales u oficiales, incluyen temas como planificación financiera, contabilidad, registros, redacción de informes y valoración de la viabilidad de las actividades productivas propuestas. El coordinador nacional hace visitas frecuentes a todas las comunidades para supervisar y estimular, como apoyo para los coordinadores de distrito y para complementar su estímulo a los grupos comunitarios.

Papel de los ejecutantes clave:

EJECUTANTE FUNCIÓN
Participante, receptor individual
Esta persona, de bajos ingresos, es la destinataria de los esfuerzos de movilización para la GI de la agencia o ministerio. Es consciente de cómo funciona el plan. Se une a un grupo fiduciario. Aprende los procedimientos bancarios y de ahorro a través del adiestramiento por parte del ministerio o agencia. Entrega pequeñas cantidades de dinero de forma regular (por ejemplo, semanalmente) al grupo fiduciario. Mantiene una cartilla de registro de las cantidades depositadas. Obtiene préstamos del grupo fiduciario. El ministerio o agencia le adiestra para asegurar que esa actividad productiva es viable, y para instruirle en planificación, finanzas y gestión. Se implica en una actividad productiva utilizando esa pequeña cantidad de capital prestado. Devuelve el capital y los intereses al grupo fiduciario de forma regular (por ejemplo, semanalmente), al igual que hacía con los depósitos iniciales.
Grupo fiduciario
Este grupo se compone de entre cinco y siete personas, y está formado sobre la base de la confianza entre sus miembros. Su movilización y formación corre por cuenta de los coordinadores de distrito (por ejemplo, por medio de la animación social). El grupo recauda regularmente los depósitos de ahorro de sus miembros, basándose en las prácticas de los grupos tradicionales de crédito rotativo, y los deposita con el grupo paraguas. El grupo fiduciario divide los préstamos (que el grupo paraguas obtiene del banco) en cantidades para prestar a cada miembro.
Grupo paraguas
Los coordinadores de distrito de la agencia o ministerio también movilizan y organizan este grupo. Se compone de entre cinco y siete grupos que se unen en una organización paraguas. Recauda las contribuciones de los grupos fiduciarios y reune todo el dinero. El grupo paraguas deposita pagos regulares en el banco, obtiene préstamos mayores de éste y los divide en cantidades menores para distribuirlas a los grupos fiduciarios. Después, el grupo paraguas recibe las devoluciones de los grupos fiduciarios, y los combina para hacer las devoluciones al banco.
Banco
El banco recibe al principio el capital de trabajo de la agencia o ministerio, y al no utilizar su propio capital reduce su riesgo inicial. Basándose en un memorándum de entendimiento, acepta depósitos regulares de ahorros del grupo paraguas (determinado por la agencia o ministerio) y abre una cuenta de ahorro y otra de préstamo para el grupo paraguas en su conjunto. El banco concede un préstamo al grupo paraguas por recomendación de la agencia o ministerio, utilizando al principio el capital depositado por la agencia o ministerio. El banco recauda las devoluciones del préstamo del grupo paraguas.
Agencia o ministerio
Proporciona el capital inicial para el préstamo al banco participante. Proporciona adiestramiento en concesión de créditos, finanzas y gestión de actividades productivas a los participantes. Imprime y distribuye cartillas a los participantes. Presenta el grupo paraguas al banco, e indica cuándo el grupo es capaz de obtener un crédito y su cuantía. El ministerio implementa a través de los distritos.
Ministro
El ministro, en nombre del ministerio, firma un ME con cada banco. En el caso de que sea una ONG internacional la que ejecuta el plan, esta función puede asumirla el representante de dicha ONG en el país o un alto cargo de las oficinas centrales.
Distrito
Los ayuntamientos (niveles 1-5) y sus funcionarios deben entender y aprobar el plan para que funcione.

Conclusiones y recomendaciones:

Sumario:

El apoyo de la agencia o ministerio a la generación de ingresos debe hacerse en tres fases:

  1. movilización / organización,
  2. adiestramiento y
  3. crédito.

Estas tres fases deben estar vinculadas e integradas, y el adiestramiento tiene que estar dirigido a la acción, no sólo a la transmisión de conocimientos.

Recomendaciones:

De la experiencia sobre el terreno se desprenden estas recomendaciones:

El esquema debe estar bien planificado, tomar en consideración las realidades y potenciales de las comunidades actuales. Como en todos los planes de generación de ingresos, es aconsejable proceder con cautela, y hacer y discutir con frecuencia las valoraciones de las experiencias y las nuevas direcciones propuestas. No se deben implementar de forma ecléctica y diversificada las actividades reales de generación de ingresos. Todas las iniciativas en este sector deben ser conformes a una declaración de política coherente y claramente definida, aprobada y firmada, y en armonía con una estrategia detallada. Las acciones iniciales, en especial los préstamos, deben ser modestos. Los desembolsos apresurados de grandes cantidades infunden falsas esperanzas y suposiciones poco realistas.

Es esencial una valoración en cada fase.

Los créditos deben concederse a tipos de interés ordinarios, no subvencionados. Los créditos que se ofrecen a interés subvencionado enseñan a los participantes a depender de este tipo de intereses. Los préstamos pequeños atraerán a las personas pertenecientes a la categoría de bajos ingresos, mientras que los mayores irán a parar a los que pueden conseguirlos en cualquier parte, personas de más altos ingresos. Se debe enfatizar el adiestramiento de los participantes, en el que hacen valoraciones e inventarios de sus recursos actuales y de sus conocimientos de gestión y de finanzas, y evalúan honestamente su potencial de éxito. Un optimismo poco realista puede ser la mayor causa de su fracaso.

El adiestramiento debe incluir formación de grupos, mercadotecnia, estímulo (reorganización para el desarrollo de la capacidad), y conocimientos sobre gestión de la producción, gestión financiera y de créditos, nociones de banca, movilización para el crédito, registros y gestión de recursos y personal.

––»«––

Actividad productiva: elaboración de jabón:


Actividad productiva: elaboración de jabón


© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 12.04.2011

 Página principal

 Generación de ingresos