Página principal


Traducciones:

English
Italiano
한국어 / Hangugeo
Português
Română
中文 / Zhōngwén

                                        

Sociología:
Página principal
Lecturas
Discusiones

Índice de este módulo

Otras páginas:

Módulos

Útiles:
Palabras clave
Mapa del sitio
Contacto
Documentos útiles
Enlaces útiles


THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

EVOLUCIÓN CULTURAL

Las ideas de Darwin aplicadas a la sociedad y la cultura

por Phil Bartle

tradución de Sergio Xavier Gama

Folleto de adiestramiento

No sólo la supervivencia, sino también el crecimiento y la expansión de los más capaces

Charles Darwin, responsable de la noción de la evolución es, aún a la fecha, vituperado por los creacionistas que creen lo que la Biblia les dice: que Dios creó el Universo completamente, tal como es, y no de manera que creciese y se desarrollase. En lo que a nosotros se refiere, no entraremos en el debate. Simplemente nos limitaremos a lo que nos es posible observar, más que a lo que la gente pueda creer.

En nuestro intento de comprender el cambio social, es útil partir de las ideas de Darwin y observar cuántas de ellas son aplicables a la sociedad y a la cultura.

Mientras que un activista trata de influenciar la dirección del cambio social, la evolución implica que la perpetración exitosa de estímulos de cambio depende de su propia supervivencia y de su utilidad para permitir la supervivencia y la reproducción de la institución social, algo completamente diferente del cambio planeado.

Darwin se refería a cosas vivas –plantas y animales– cuando desarrolló la noción de la evolución.  Esta se basa en la idea de que las cosas vivas cambian por muchas y variadas razones, pero solo las que permitan al organismo sobrevivir y reproducirse tendrán continuación, y solo aquellos cambios que traigan consigo una ventaja definitiva a la organización podrán permitirle incrementar el tamaño de su población.  Darwin no estudió la manera en que se producen los cambios, pero nosotros los consideramos sobre todo como mutaciones, de naturaleza aleatoia e impredecible.

¿Puede este enfoque ser aplicable a cosas que no se reproducen mediante genes?  ¿A una sociedad y a una cultura?

Aparentemente es así.  Las estructuras e instituciones sociales ayudan al Homo Sapiens a sobrevivir y a expandirse.  Pueden permanecer aun cuando ya no sean útiles, hasta que se conviertan en algo que estorba o impide la reproducción. Se mantendrán las nuevas instituciones y los cambios en instituciones ya existentes, en tanto que no menoscaben la capacidad de reproducción del grupo.

Algunas nuevas instituciones o patrones de interacción ayudan a una cultura y a sus portadores humanos a ser más competitivos y a reproducirse con más éxito.   De esta manera, transmitiéndose símbolos más que genes, pueden aplicarse los pricipios de la evolución de Darwin a la evolución de la sociedad y la cultura.

Entonces, en esta comparación, tal vez una desviacion o una anormalidad pueda equipararse con una mutación.  Si la desviación no sirve a un propósito social, no se reproducirá.  Si la desviacion mejora las posibilidades de un grupo para sobrevivir o competir, entonces seguirá adelante.

Sin embargo, debemos ser cuidadosos en cuanto a no mezclar lo biológico con lo cultural.  Si nos referimos a la evolución cultural estaremos hablando de símbolos, en tanto que si nos referimos a la evolucion biológica, estaremos hablando de genes.

––»«––
Si copia algún material de este sitio, por favor, mencione al autor
y ponga un enlace a www.cec.vcn.bc.ca
Este sitio web se hospeda en la Red Comunitaria de Vancouver (VCN)

Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 2011.08.22


 Página principal