Página principal
Alfabetización



Traducciones:

Català
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Ελληνικά / Elliniká
Italiano
Polszczyzna
Português
Română

                                        

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada


3. Los adultos no son niños: Hacen falta planteamientos diferentes:

Es fácil caer en el error de pensar que nosotros, cuando enseñamos, somos los adultos, y que los que aprenden son niños. Después de todo, esta es la situación en una escuela, ¿no?

Esto es un error. Cuando estamos enseñando alfabetización, los que aprenden son adultos, no niños. El hecho de que no sepan leer ni escribir no significa que sean, en ningún caso, menos que nosotros. Debemos asegurarnos de no darles la impresión, por nuestros gestos, el tono de voz,o la forma de expresarnos, de que somos mejores de alguna forma ─mayores, superiores, más fuertes─ que ellos. Hacerlo les «desconectará» y desanimará, por lo que podríamos perder su atención y fracasar en su alfabetización.

Cuando enseñamos a adultos, debemos ser conscientes y recordar que no son niños, y evitar la tendencia a pensar que lo son. Como adultos, son ─y deben ser tratados─ como nuestros iguales.

No necesitamos consumir una gran cantidad de nuestro tiempo y esfuerzo haciendo lo mismo que cuando enseñamos a niños. Los niños deben aprender muchas más cosas que el tema en cuestión: la organización del poder, la forma de comportarse en el mundo y en la comunidad y cómo disciplinar sus caprichos. Los participantes en una alfabetización de adultos no son niños, y debemos evitar los comportamientos mecánicos e irreflexivos que les hagan pensar que los consideramos niños.

Buena parte del esfuerzo, tiempo y reflexión de un maestro de escuela se dedica a hacer que los niños se comporten bien y escuchen al maestro. Usted no debería emplear ni un solo minuto en esto. Los adultos participantes detectarán rápidamente si lo hace, y reaccionarán no aprendiendo lo que tenemos que ofrecer.

Si podemos demostrar a los participantes que les reconocemos como adultos e iguales a nosotros, reaccionarán mejor a nuestros métodos para guiarles a través de la alfabetización.

––»«––

Notas sobre todo lo anterior (documento largo)

Volver a la lista de principios

Volver al folleto de principios



© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 13.04.2011

 Página principal

 Alfabetización