Página principal
Alfabetización



Traducciones:

Bahasa Indonesia
Català
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Ελληνικά / Elliniká
Italiano
Polszczyzna
Português
Română

                                        

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada


16. No critique nunca. Elogie con frecuencia:

Ver el módulo de gestión participativa Actitud positiva. En él se explica que si criticamos a alguien, esta persona no corregirá de forma mecánica ni sencilla el error, sino que pondrá su esfuerzo en defenderlo, y mermará su deseo de seguir su liderazgo. Este principio, que se aplica aquí a la dirección del personal y los voluntarios, también se adapta a la orientación de los participantes a través de la alfabetización.

Es de esperar que sus participantes cometan errores; es una importante característica humana (y distingue a los humanos de los dioses). La forma que usted tenga de responder a los errores es lo que marcará la diferencia en la cantidad de conocimientos que conseguirá inculcarles.

Sea paciente y tolerante, concéntrese en los logros.

Utilicemos un ejemplo hipotético. Supongamos que uno de sus participantes está intentando escribir «la hoja cayó». A lo mejor escribe «la oja cayo». Fíjese en que el participante ha hecho grandes progresos. Desde luego, es una tarea hercúlea llegar tan lejos. Haga saber a su alumno que hay más gente que reconocerá la palabra hoja en la frase si la escribe con hache. (Ni mencione el acento de «cayó»).

En general, el patrón de respuesta que debe tener es: «está muy bien, y aún lo podría mejorar si...» (los puntos suspensivos se rellenan dependiendo de la mejora que sugiera). Sin criticar, puede sugerir una mejora.

En algún caso aislado, el alumno puede preguntarle «¿está mal "oja"?» En alfabetización básica, no hay nada que esté mal. Eso es lo que hay que decirle. Simplemente se trata de que habrá más gente que entenderá lo que quiere decir si escribe «hoja» en vez de «oja».

Elogie los logros. No de forma superficial e hipócrita. Reconózcalos sinceramente. Llegar a reconocer un carácter y ser capaz de plasmarlo de forma que otros lo reconozcan no es nada fácil. Es un gran triunfo.

En lugar de criticar y decir que algo está mal, indique amablemente cómo se puede mejorar. Ver Bocadillo: hay que colocar la sugerencia para mejorar (no una crítica) entre elogios.

Un importante eslogan del adiestramiento para la gestión es «no es necesario ser malo para poder mejorar». Recuerde que sus alumnos cometerán errores; no se los señale, enséñeles que no son malos, pero aún así pueden mejorar.

––»«––

Notas sobre todo lo anterior (documento largo)

Volver a la lista de principios

Volver al folleto de principios



© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 13.04.2011

 Página principal

 Alfabetización