Página principal
 Organizar la comunidad


Traducciones:

'العربية / al-ʿarabīyah
Bahasa Indonesia
Català
中文 / Zhōngwén
Deutsch
English
Español
Ewe
Filipino/Tagalog
Français
Galego
Ελληνικά / Elliniká
हिन्दी / hindī
Italiano
日本語 / Nihongo
한국어 / Hangugeo
بهاس ملايو / Bahasa Melayu
Polszczyzna
Português
Română
Русский
తెలుగు /Telugu
ไทย / Thai
Tiếng Việt
اردو / Urdu

                                        

Otros formatos:

Texto

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

PLANES DE SUPERVISIÓN

¿cómo marcha la evolución?

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada

Folleto de adiestramiento

Cuando una comunidad prepare un diseño de proyecto, éste debe incluir una descripción de cómo va a ser supervisado. La supervisión debe ser un elemento integral de cada proyecto

La palabra «supervisión» suena un poco a jerga técnica, y algunos miembros de su comunidad se sentirán algo amenazados cuando hable de ello. Fuera los miedos: la idea de supervisar es muy simple. Es también muy importante para el fortalecimiento de la comunidad, y sirve a muchos propósitos, siempre y cuando sea un elemento integrado y no algo separado, como si se hubiera añadido por si acaso. Ver Supervisión.

Vamos a utilizar otra metáfora para hacerlo más comprensible. La «analogía de la bicicleta» nos puede servir. Pregunte al grupo «¿cuántos de ustedes saben ir en bicicleta?». Esperemos que por lo menos uno diga que sí. (Si no, tendrá que suponerlo o preguntar por alguna otra actividad que requiera la vista). «¿Si?» ¡Bien! «¿Ha intentado alguna vez cerrar los ojos cuando monta en bici?» «¿Puede imaginar lo que pasaría?» Conseguirá un buen número de respuestas que describirán varios desastres, como chocar con un árbol, atropellar a alguien, salirse del camino o caerse.

Ahora, explíqueles que la comunidad es el ciclista, el diseño del proyecto es la bicicleta y el trayecto es el proyecto comunitario. El diseño del proyecto (la bici) le llevará donde quiera (objetivos), pero hay que mantener los ojos abiertos (supervisar su desarrollo).

Cualquier proyecto, grande o pequeño se puede desviar algo del camino, y normalmente lo hace. Si no se supervisa (vigila) de forma permanente, pronto estará en la cuneta, chocará con algo y se caerá. Si se vigila continuamente, las pequeñas desviaciones se pueden corregir con rapidez y facilidad, evitando así el fracaso. La comunidad debe estar en el sillín del ciclista.

Otra gente querrá también supervisar. Cualquier donante externo querrá saber si sus donaciones se están usando correctamente. Los oficiales de distrito querrán también inspeccionar para sus propios fines. Y usted mismo querrá una vigilancia que le dé la medida de los progresos que se están haciendo.

La comunidad tiene todas las razones para querer una supervisión. Su trabajo como activista consiste en convencer a los miembros de la comunidad de la importancia y simplicidad de la supervisión (simple no siempre significa fácil). Su tarea consiste también en guiar a la ejecutiva para asegurarse de que:

  • la forma en la que van a llevar a cabo la supervisión se incluye en el diseño del proyecto,
  • la supervisión se considera tan importante como la acción en sí misma,
  • la ejecutiva se compromete a que se supervise,
  • la ejecutiva realiza la inspección y
  • la ejecutiva informa de sus observaciones al conjunto de la comunidad,

y pide que todo miembro de la comunidad haga lo mismo.

La forma de llevar a cabo la supervisión debe ser acordada y comprendida por la ejecutiva y la comunidad, y cuidadosamente descrita en los documentos de su planificación.

––»«––

Supervisión y evaluación comunitarias:


Supervisión y evaluación comunitarias

© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 13.04.2011

 Página principal

 Organizar la comunidad