Página principal
 Organizar la comunidad


Traducciones:

Català
English
Español
Français
Ελληνικά / Elliniká
한국어 / Hangugeo
Română

                                        

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles


THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

HISTORIA 4

Pensaron que el maestro sería el mejor tesorero

por el Dr. Phil Bartle

Traducido por Mª Lourdes Sada


Ejemplo

Historias cortas para ilustrar los principios

El pueblecito de Esperanza era lo sufiencientente grande para tener escuela. El maestro, Mr. Atrophy, procedía de otra región del país. Era la persona más culta y mejor informada de Esperanza. Cuando el delegado de desarrollo de la zona vino para ayudarles a organizarse con el fin de construir un suministro de agua potable, los aldeanos no dudaron en elegir a Mr. Atrophy como tesorero, porque era el más preparado, quizás la única persona alfabetizada del pueblo.

Al delegado no le gustó mucho esa decisión, pues sabía que Mr. Atrophy no tenía raíces que favorecieran su lealtad al pueblo. Pero el delegado se guardó sus sospechas para sí. Las cosas comenzaron bien, con pequeñas contribuciones locales. Algunos lugareños que habían emigrado a la capital enviaron más dinero. El delegado de desarrollo consiguió una subvención del ministerio pertinente. Una ONG internacional entregó algún dinero. La organización y la planificación estaban en marcha.

Cuando llegó el momento de hacer el primer pago, enviaron a buscar a Mr. Atrophy, pero había desaparecido. La gente de Esperanza había perdido todo el dinero del proyecto. La policía no podía ayudar porque carecían de dinero para ir a hacer la denuncia. Les costó varios años encontrar fuentes alternativas de fondos, pero la segunda vez escucharon al delegado y eligieron a Mama Sita, una anciana analfabeta que todo el mundo conocía y en la que todos confiaban. Tenía nietos escolarizados que la ayudaban con las cuentas, y no se perdió ni un centavo. Por fin, Esperanza tuvo su suministro de agua potable.

Nota: Estas historias están basadas en hechos reales. Los nombres de personas y lugares se han modificado para preservar el anonimato.

––»«––
Si copia algún material de este sitio, por favor, mencione al autor)
y ponga un enlace a www.scn.org/cmp/

© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 13.04.2011

 Página principal

 Organizar la comunidad