Página principal


Traducciones:

Ελληνικά / Elliniká
English
Italiano
Русский

                                        

Sociología:
Página principal
Lecturas
Discusiones

Índice de este módulo

Otras páginas:

Módulos

Útiles:
Palabras clave
Mapa del sitio
Contacto
Documentos útiles
Enlaces útiles


THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

GRADUACIÓN DE CULTO A RELIGIÓN

Sobrevivir y crecer

por Phil Bartle

tradución de Leonardo Nacimento

Folleto de adiestramiento

Todas las nuevas religiones comienzan como cultos, aunque no todas se gradúan como religiones

Una religión es una organización social, y la sociología de la religión estudia la organización social, en vez de las creencias o rituales de sus miembros, excepto en el caso de que éstas ilustren variables sociales o tengan relaciones funcionales y causales.

Un culto es menor, y consta tanto de creencias como de prácticas, consideradas como desviaciones por el grueso de la sociedad. Por lo tanto, para poder perdurar, debe contar con una organización social diseñada de forma que tenga presente ese hecho.   El liderazgo se suele basar en el carisma, y el poder de ese carisma es lo que lo mantiene firme frente a la hostilidad general.   Lo que nos preguntamos es  cómo se convierte en religión.  Debe cambiar su organización social para ajustarse a los cambios de culto a religión.  Como religión, ya no se considerará tanto una desviación sino una organización establecida.   El carisma no se basa en una sucesión tranquila y pacífica, por tanto, el liderazgo debe reclutarse en forma racional o burocrática, a través de reglas de sucesión, y no por el carisma de las personas.

El incremento de los miembros es una característica de esta conversión, pero por sí mismo no tiene por qué indicar cambios en la organización social.  Las creencias y prácticas tienden a ser muy estrictas, rígidas y dogmáticas para que el culto perdure como tal, pero deben tornarse más flexibles y tolerantes para captar nuevos miembros: los requisitos de pertenencia deben moderarse.  Los nuevos líderes carismáticos producirán nuevos cultos, aunque no contribuirán a que un culto se convierta en religión.

La organización social tiende a ser más gemeinschaft (según Tannies) cuando es un culto, ya que la personalidad de los líderes es muy importante, pero a medida que éste deviene en religión, debe existir más dependencia de las reglas y preceptos organizativos, hacerse más gesellschaft en su organización social.  La solidaridad (según Durkheim) de la organización puede ser mecánica cuando se trata de un culto, pero debe convertirse en solidaridad orgánica cuando el culto se transforma.

En las religiones, algunos líderes pueden ser muy populares, pero popularidad no es lo mismo que carisma.  El Dalai Lama, el Ayatolá Ruholla Jomeini y el Arzobispo Desmond Tutu son o han sido populares, pero esa popularidad no define ni estructura sus religiones del modo que un líder carismático define un culto.

Es importante definir cómo contribuyeron esas características sociales a que el culto se transformase.  El cristianismo fue culto durante varios siglos después del tiempo de Josué (Jesús) si acaso existió tal personaje histórico.  Pablo en camino a Damasco fue un líder carismático.  Los cristianos de las catacumbas de Roma fueron miembros de un culto.  El emperador romano Constantino contribuyó a que el cristianismo se transformase, sólo por el enorme poder que tenía sobre la mayor parte de la sociedad.  Siddhartha era carismático, y dio origen al culto, pero para que la religión sobreviviera tuvo que desarrollar mecanismos sucesorios de liderazgo.

––»«––
Si copia algún material de este sitio, por favor, mencione al autor
y ponga un enlace a www.cec.vcn.bc.ca
Este sitio web se hospeda en la Red Comunitaria de Vancouver (VCN)

Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 2011.08.30


 Página principal