Página principal
Métodos de adiestramiento



Traducciones:

Català
中文 / Zhōngwén
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Ελληνικά / Elliniká
Italiano
Português
Română

                                        

Otros formatos:

Texto

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

ROMPER EL HIELO

Acabar con las inhibiciones

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada

Referencia para el instructor

Cómo relajar a los participantes en un taller

Cualquier taller de un día completo o más, debe comenzar por una sesión para «romper el hielo» de aproximadamente 50 minutos. ¿Que finalidad tiene esta sesión?

Los propósitos de la sesión para romper el hielo son:

  • animar a todos los participantes a arrinconar y olvidarse de su estatus, prestigio, autoridad, actitudes estructuradas y comportamientos habituales empleados en sus actividades diarias (en este caso ,«hielo» expresa una formalidad rígida),
  • animar a todos los participantes a que se relajen, se diviertan y diviertan a los demás como personas (sin limitaciones de roles o estatus), preparándose así a ser más transigentes y más abiertos de mente ante el adiestramiento subsiguiente,
  • animar a los participantes a interactuar con los demás y a conocerles en un contexto no ortodoxo ni tradicional,
  • sosegar a los participantes antes de que se enfrenten al material fundamental del adiestramiento,
  • mejorar el proceso de adiestramiento del taller preparando a los participantes como se ha descrito.

Estas sesiones para romper el hielo comprenden actividades de grupo, como cortar y pegar figuras, dibujar, escribir o actuar. Sea creativo e informal al tiempo que cuidadoso cuando asigne las tareas al grupo de participantes.

Algunas de estas sesiones implican actividades físicas, como la carrera de globos en la que parejas de participantes sujetan un globo entre ellos, sin utilizar los brazos ni las manos, y así corren desde la línea de salida hasta la meta. Esto provoca muchas risas y rompe el hielo.

En algunas de estas sesiones incitan a la cooperación, cuando a grupos pequeños se les señala un trabajo en el que cada participante tiene que contribuir con tareas diferentes pero complementarias. Otras requieren la cooperación negociada entre los grupos.

La sesión de «sabotaje», por ejemplo, se utiliza a menudo para romper el hielo, y también nos ayuda a ver cuánto saboteamos inadvertidamente a los demás en las actividades diarias:

El juego dura entre 30 y 45 minutos, y los participantes que juegan aprenden a ser más conscientes de cuánto interrumpen a sus colegas y amigos.

Los participantes se dividen en grupos de tres personas. Las personas de cada grupo se denominan «A», «B» y «C». El moderador da una breve descripción de cómo se juega y después llama aparte a los «C». Se pide a los «B» que hablen a los «A» con entusiasmo sobre cualquier tema de su elección y a los «A» que escuchen con mucha atención. A los «C» se les indica que deben interrumpir a «A» y «B» con cualquier tema trivial.

El moderador anuncia a todos los grupos que «A» y «B» deben comenzar. Después de unos 60 o 90 segundos, el moderador les dice a los «C» que vayan a sus grupos respectivos y les interrumpan. El moderador detiene el proceso unos 60 o 90 segundos después de la interrupción. Los roles pueden rotar para continuar el juego una o dos veces si lo permite el tiempo.

Después el moderador reúne a todo el mundo para analizar lo sucedido, y se invita a los participantes a hablar sobre sus respuestas y reacciones. Este juego es importante para reconocer y mitigar cualquier resentimiento residual (sólo era un juego) y demostrar lo fácil que es sabotear o ser saboteado en nuestro trabajo diario.

Estas sesiones para romper el hielo son muy valiosas en los talleres de adiestramiento por muchas razones. Aunque no imperativo, pueden ser instructivas, como la sesión de «sabotaje» que nos sensibiliza sobre la interacción social. Simples juegos como la carrera de globos rinden un gran servicio pedagógico como medio de romper el «hielo» de nuestras relaciones diarias y de las expectativas de otra personas, y permiten que no nos tomemos tan en serio entre nosotros.

El adiestramiento, especialmente el que implica una toma de conciencia, mejora notablemente con las sesiones para «romper el hielo».

––»«––

© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 14.04.2011

 Página principal

 Métodos de adiestramiento