Página principal
Métodos de adiestramiento



Traducciones:

Català
中文 / Zhōngwén
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Ελληνικά / Elliniká
Italiano
Português
Română

                                        

Otros formatos:

Texto

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles

Contenidos:

Contenidos:

Contenidos:



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

JUEGOS DE ROL Y SIMULACIÓN

Una técnica de adiestramiento

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada

Notas para el moderador

Los juegos simulan situaciones reales y pueden dar a los jugadores la oportunidad para practicar sus nuevas aptitudes.

Introducción:

En varios de los documentos de este sitio web, se recomienda el «adiestramiento por la experiencia». Aprendemos de lo que hacemos, de escuchar hablar a alguien, de ver cómo se hace algo, y haciendo cosas nosotros.

Por supuesto que cada uno tiene diferentes formas de aprender, y diferente capacidad dependiendo de cómo obtenga la información. Esta lista es muy general.

Si estudia las diferentes formas que tenemos de aprender, la lectura parece estar al final de la lista. La información es difícil de absorber y comprender, y la retención tiende a ser pasajera. Escuchar una conferencia aparece en los últimos lugares de la lista, casi tan abajo como la lectura. Ver cómo se hace algo, en vivo, en vídeo o película es un poco más efectivo – lo mejor es en vivo.

Al principio de la lista, cuando el alumno participa en la actividad que tiene que aprender, la absorción es más rápida, más completa, hay más concentración y la retención es mucho mayor. En una clase o taller, de todas formas, no es posible replicar exactamente una situación genuina de la vida real en la que los alumnos puedan participar. Ésta es una de las muchas razones por las que el adiestramiento no debe aglutinarse y se espera que el moderador o activista practique sobre el terreno. Después de efectuar algún trabajo real, los activistas deben volver a un centro de adiestramiento, que les permita compartir las experiencias y en el que puedan obtener más adiestramiento basado en lo que ya han hecho.

El adiestramiento rutinario y de seguimiento debe ser la norma en todos los programas de facilitación de la movilización, desarrollo de las capacidades, reducción de la pobreza, adiestramiento para la gestión y generación de ingresos.

Mientras tanto, hay otra forma simulada de participación que puede llevarse a cabo en una clase, un taller o una sesión de adiestramiento. Los juegos de rol y de simulación se han demostrado muy efectivos. Esta participación simulada debe utilizarse en el adiestramiento de sus cooperantes y activistas, y ellos mismos la deben emplear en su trabajo de desarrollo de la capacidad, movilización comunitaria, generación de ingresos y adiestramiento para la gestión.

La esencia del juego de rol:

Un juego de rol es una sesión en la que el moderador, quizás con la ayuda de uno o dos asistentes, organiza un escenario en el que se asignan diferentes papeles a los participantes, papeles que se identifican con los de la situación en la que los participantes se encontrarán cuando comiencen su trabajo sobre el terreno. El juego da a los alumnos participantes oportunidades de ejecutar varios roles que representan papeles reales que encontrarán en el trabajo verdadero.

Un resultado importante es que los participantes tienen la oportunidad de ver la situación sobre el terreno desde perspectivas diferentes a la que tendrían en la realidad. Esta oportunidad da como resultado una mayor sensibilización a las experiencias de otras personas en esa situación.

La sesión de seguimiento, a continuación del juego, da a los participantes la oportunidad de analizar algunas de las dinámicas sociales que suceden. Esto da una visión objetiva tanto a los que han representado los papeles en una sesión de juego como a los que están observando esta sesión.

En una sesión de juego de rol clásica hay tres etapas: (1) la puesta en escena, (2) el juego y (3) la discusión.

Puesta en escena:

En esta etapa, el moderador recrea la escena. Esto significa describir el escenario y asignar los roles a los participantes. Si uno de los participantes tiene un papel en particular en la vida real, en el terreno, será más efectivo darle otro diferente durante la sesión de juego de rol.

Una parte opcional de esta etapa es darle a los que representan los papeles clave un cierto tiempo para que puedan planificar juntos la trama del juego. Como moderador, es usted el que debe decidirlo basándose en lo que quiere enfatizar, cuando diseñe el taller en el que se efectuará el juego de rol. Otra opción es componer una simple página con un resumen de la descripción de la escena que tienen que representar los jugadores.

Otra opción es escribir un corto párrafo con la descripción de cada uno de los personajes clave. Esta descripción puede incluir los objetivos primordiales y los recelos del personaje, y quizás también algún diálogo esencial o declaración para que la lea la persona que lo representa. Hay muchas variaciones posibles; úselas.

Como alternativa, puede resultar útil a las personas que juegan ser espontáneas e improvisar sus acciones en la excitación del momento. En este caso, no habrá un tiempo para que los actores planeen la trama, ni descripciones o orientaciones escritas.

El juego:

La segunda etapa de la sesión, el juego, es cuando los alumnos participantes interpretan sus papeles y se lleva a cabo la representación.

Si el juego empieza a resultar demasiado largo, el moderador puede darles a los actores un tiempo límite de uno o dos minutos, y terminar la escena tras este intervalo. Si por el contrario, el juego resulta demasiado corto, el moderador debe animar a los actores a enriquecer su actuación, añadiendo diálogos, soliloquios y acciones que eviten que el juego sea tan breve.

La continuación:

La tercera etapa es la continuación. Es muy importante y no se debe omitir.

Es esencial que los alumnos participantes discutan lo que ha sucedido. Pueden preguntar a los que han representado los papeles por qué han tomado una posición en particular, dicho algo concreto o actuado de la forma en que lo han hecho. La explicación y la discusión subsiguiente son importantes para que los participantes adquieran una mayor comprensión de la dinámica social relacionada con una situación real en particular.

En algunas sesiones de juego de rol, se generará una cierta cantidad de pasión (enojo, consternación, desacuerdo), especialmente si algunos de los jugadores se toman la representación demasiado en serio, y adoptan posturas extremas. Las discusiones de la continuación ofrecen al moderador una salida para calmar un poco al grupo, y explicarles que el acaloramiento se debe a la estructura de la situación, no a la terquedad (o maldad) de las personas que representaban los papeles.

Esta pasión no es algo malo que deba evitarse, es la oportunidad de revelar la naturaleza de algunas situaciones reales, y de animar a los participantes para que sean sensibles a las diferentes suposiciones, valores, metas y posiciones que tomarán las diferentes personas en la vida real.

El valor del humor:

Tanto en la etapa de la puesta en escena como en la de la discusión, el moderador debe incitar a una cierta ligereza. Recuerde que un «juego», por definición, no es real, y no se debe tomar en serio. Se anima a utilizar el humor. El humor puede apaciguar una situación de ansiedad, y permite a los participantes un enfoque más lejano para analizar las potenciales situaciones reales que quizá se les presenten más adelante.

Se debe estimular a los participantes a que se tomen ciertas «licencias », (que jueguen con sus papeles, que sobreactúen) y a que disfruten del juego.

Cuándo usar juegos de rol:

Como ya se ha mencionado, los juegos de rol se deben utilizar en el adiestramiento de cooperantes y activistas, y éstos los deben emplear en su trabajo sobre el terreno. Los juegos de rol no tienen por qué estar limitados a las sesiones de adiestramiento inicial o de sensibilización.

Resultan muy útiles en las revisiones anuales o semestrales de los diferentes programas. También en el adiestramiento en curso, o su continuación, de trabajadores comunitarios que ya han estado sobre el terreno durante un tiempo. Son útiles para directores de programas, gestores, planificadores, administrativos y oficinistas, sobre todo si se les puede incluir en sesiones junto con los trabajadores sobre el terreno de los programas que administran.

En una simple sesión de adiestramiento o taller, puede organizar más de un juego de rol. Si lo hace así, que sean diferentes, con escenarios distintos y otra estructura (por ejemplo, con o sin instrucciones escritas, con o sin tiempo para que los jugadores preparen la trama, incluyendo a todos o sólo a algunos de los participantes).

Juegos de simulación:

Los juegos de simulación son más elaborados que un simple juego de rol. Quizá uno de los más antiguos, desarrollado para una clase de ciencias políticas (no estoy seguro, pero creo que fue en una universidad, tal vez Berkeley, en California), y que es extensamente utilizado en sensibilización sobre el desarrollo internacional es «El Poder de los Soles en los sesenta». No sé quién tiene los derechos de autor sobre este juego, por lo que no lo voy a describir en detalle en este sitio web. Si alguien sabe dónde localizarlo, por favor, envíeme la información y pondré aquí un enlace a él.

Uno de los juegos de simulación más elaborados fue el fundado por CIDA, puesto en marcha en Camp Shylo, un terreno salvaje militar en el sur de Manitoba, en el que alrededor de una centena de estudiantes de secundaria procedentes de todo Canadá, con moderadores y acompañantes, se organizaron en cinco «naciones» de diferentes características, se equiparon con emisoras de radio portátiles, y estuvieron jugando durante varias semanas. Con respecto al resultado, la toma de conciencia, puede ser que la elaborada organización de los juegos de simulación haga que no merezca la pena su utilización en el adiestramiento de cooperantes y activistas en movilización comunitaria, desarrollo de las capacidades y generación de ingresos.

Conclusión:

En talleres de adiestramiento y revisiones de rutina, los juegos de rol son un método efectivo de toma de conciencia, que enriquece el análisis del participante sobre la situación real, y familiariza a los participantes con los roles, deseos, perspectivas y posiciones de la gente que encontrarán sobre el terreno.

Aunque no son directamente participativos en el sentido de que sean situaciones reales, son participativos en su implementación, y proporcionan beneficios considerables y muy valiosos en un programa de adiestramiento.

––»«––

Representar papeles:


Representar papeles


© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 14.04.2011

 Página principal

 Métodos de adiestramiento