Página principal
Métodos de adiestramiento



Traducciones:

Català
中文 / Zhōngwén
English
Español
Filipino/Tagalog
Français
Ελληνικά / Elliniká
Italiano
Português
Română

                                        

Otros formatos:

Texto

Otras páginas:

Módulos

Mapa del sitio

Palabras clave

Contacto

Documentos útiles

Enlaces útiles



THIS PAGE HAS BEEN MOVED
If you are not redirected to its new location in a few seconds, please click here
DON'T FORGET TO UPDATE YOUR BOOKMARKS!

CONTAR CUENTOS

por Phil Bartle, PhD

traducción de Mª Lourdes Sada

Folleto de adiestramiento

No sólo entretenimiento

Cuando ilustre los principios relacionados con la movilización, un método popular es contar un cuento. Debe elegir uno que explique la idea que usted quiere transmitir (usted está ahí para movilizar, no para entretener). La narración de cuentos con un propósito, forma parte de sus herramientas de activista.Cuando quiere demostrar, por ejemplo, que la ayuda externa es más efectiva si respalda la autosuficiencia, y menos eficaz cuando es simple caridad, el cuento de Mahoma y la cuerda es el adecuado. El mendigo estaba hambriento y pidió comida, pero el profeta le dio los medios y los consejos que le ayudaron a conseguirla por sí mismo.

Otro ejemplo de conveniencia es cuando quiere ilustrar que una comunidad puede conseguir más ayuda si empieza a ayudarse a sí misma que si sólo solicita ayuda exterior. El cuento de dos chicos, uno de los cuales quiere trepar a un árbol. Si comienza a trepar él sólo es más fácil que su amigo se anime a darle impulso.

Aquí tiene dos cuentos que puede usar para ilustrar sus principios.

Mahoma y la cuerda:

Un hombre hambriento se acercó al santo profeta Mahoma, pidiéndole comida. En lugar de dársela, Mahoma le dio al hombre un trozo de cuerda y un consejo: «Ve al bosque y recoge leña seca. Átala con esta cuerda. Llévala a la ciudad y véndela para hacer fuego. Utiliza el dinero para comprar comida». Mahoma le había dado al hombre los medios para que se hiciera independiente y no tuviera necesidad de mendigar.

¿Qué principios ilustra este cuento? «El mejor obsequio elimina la dependencia de otros obsequios».

Los dos chicos:

Dos chicos paseaban por el bosque. Uno de ellos vio un nido que quiso alcanzar. Intentó trepar al árbol pero no llegaba a la primera rama. Llamó al otro para que le impulsara, y éste lo hizo gustoso. Si el chico se hubiera sentado bajo el árbol y le hubiera dicho al otro que le subiera hasta la copa del árbol, su amigo se hubiera negado. Ver Dos Chicos.

¿Qué principio ilustra este cuento? «La gente está deseando ayudarnos cuando nos ayudamos a nosotros mismos»

Reconocimiento: Estos dos cuentos son originarios del norte de Ghana. Estoy en deuda con los dagomba, con la asociación de jóvenes Amasachina (que hacen una labor fantástica de movilización y actividades de autoayuda en la región norte) y con Bruce y Ann Borquist, Peace Corps, Tamale, Ghana, 1980-1982, por compartirlos conmigo.

Los siete ciegos y el elefante:

En un pueblo, había siete hombres ciegos que eran amigos, y ocupaban su tiempo en discutir sobre cosas que pasaban en el mundo. Un día, surgió el tema del «elefante» Ninguno había «visto» nunca un elefante, así que pidieron que los llevaran a un elefante para descubrir cómo era. Uno tocó su costado, otro la cola, otro la trompa, otro la oreja, otro la pata, etc. Después se reunieron para discutir lo que habían «visto». Uno dijo: «un elefante es como una pared» (pues había tocado su costado). «No, es como una cuerda», dijo otro. «Estáis los dos equivocados» dijo un tercero, «es como una columna que sostiene un techo». «Es como una serpiente pitón», dijo el cuarto, «es como una manta», dijo el que había tocado la oreja. Y así siguieron y siguieron discutiendo.

Hay quien cuenta que discutieron tanto que dejaron de ser amigos. Puede contar la historia como más le guste. Amplíela y adórnela, hágala muy entretenida.

El cuento se usa para ilustrar muchos principios. «En este sitio web podemos utilizarla para describir la comunidad como un elefante. Todos nosotros la vemos de distinta forma, y es mucho más que lo que cada uno de nosotros puede experimentar cada vez.

Ambos cuentos, y muchos más que aprenderá en esta profesión, se pueden enriquecer, añadiéndoles dramatismo, canciones y chistes. Pueden resultar muy divertidos e inolvidables, si consigue hacer de la narración un gran evento público. Pueden convertirse en medios poderosos para difundir un mensaje.

Reconocimiento: Escuché este cuento por primera vez en India. No sé si tiene derechos de autor, y pido disculpas a quien pueda poseerlos. Me la contaron como una vieja parábola, que pertenecía a domino público.

Compárela con http://members.aol.com/Wildlifer/blindmen.htm.

Como activista, tiene que recoger más cuentos y escribirlos en su diario. Pregunte a otros activistas y compártalos en talleres, reuniones, seminarios, conferencias y en todas las ocasiones en las que entre en contacto con cooperantes experimentados. Cuando lea u oiga otros cuentos de orígenes diferentes, pregúntese si se pueden utilizar o modificar para ilustrar los principios del desarrollo comunitario. Pruébelos. Modifíquelos. Utilícelos. Compártalos.

––»«––

Narración de cuentos:


Narración de cuentos

Más cuentos

Los cuentos siguientes están aquí gracias a Des Connor, sociólogo especializado en desarrollo y participación pública. Aunque también los ha utilizado en sus publicaciones, considera que pertenecen a todo el mundo y pueden ser empleados por activistas y como material de adiestramiento comunitario. Visite su sitio web en: http://connor.bc.ca/connor.

Tres hombres y los ladrillos:

Paseando por un camino, me encontré con un hombre cargado de ladrillos. «¿Que hace?» le pregunté. «He hecho estos ladrillos», me contestó, «y son cuadrados, suaves y fuertes». Poco después me encontré con otro hombre cargado de ladrillos. «¿Qué hace?» le pregunté. «Nuestra comunidad está construyendo una buena estructura», contestó. «Será espaciosa, bonita y resistente». Poco después me crucé con un tercer hombre cargado de ladrillos. «¿Qué hace?» pregunté otra vez. «Nuestra comunidad tendrá la mejor escuela del país», me contestó. «Vamos a formar a los mejores estudiantes de la zona».

¿Qué ilustra este cuento? Se parece un poco al de los siete ciegos que fueron a «ver» un elefante (uno tocaba las patas, otro el costado, otro la oreja, otro la cola, etc.) y cada uno «vio» algo diferente, todos tenían razón pero ninguno estaba de acuerdo con los demás. Esto fue una fuente de discusiones entre ellos a partir de entonces.

Profundizando más, este cuento ilustra las diferentes percepciones que los miembros de la comunidad pueden tener de un proyecto comunitario. Cada uno tiene su parte de razón, y todos lo ven desde una diferente perspectiva. Su función como activista no consiste en hacer que todos piensen lo mismo, sino en ayudarles a cooperar sin importar lo que piensen de lo que están haciendo.

Un cuento sin palabras:


Dos asnos tiran en direcciones diferentes

Quizás no hagan falta palabras para explicar el significado de esta imagen. Puede usarla de varias formas como metáfora que demuestra que todos salimos más beneficiados de la cooperación que cuando cada uno intenta hacer las cosas a su modo, y de que una comunidad funciona mejor cuando sus miembros analizan la situación y trabajan juntos, con un poco de «dar y tomar» y otro poco de compromiso.

En varios de los documentos de adiestramiento de este sitio web hay otros cuentos que puede emplear en la movilización y la instrucción. Manténgase alerta y búsquelos. Anótelos en su diario y recopile una colección de cuentos según aumentan sus conocimientos y experiencia. Aunque en estas páginas web están resumidos y condensados, todos se pueden enriquecer con cierta elaboración en las reuniones comunitarias y las sesiones de adiestramiento para crear un gran efecto; la forma de hacerlo depende de su propia creatividad e iniciativa.

––»«––

© Derechos de autor 1967, 1987, 2007 Phil Bartle
Diseño web de Lourdes Sada
––»«––
Última actualización: 14.04.2011

 Página principal

 Métodos de adiestramiento